El método Lean Start Up

¿Sabías que tan sólo 1 de casa 10 ‘Start-Up’ que salen al mercado logran salir adelante? ¿Y que más de un 50% de las empresas que triunfan lo hace tras pivotar y hacer rentable un producto muy diferente a la idea inicial? El problema principal, según los expertos, es que los emprendedores en ocasiones se obsesionan con sacar un gran producto al mercado, sin testar primero si tiene clientes o usuarios dispuestos a usarlos.

innovación

 

El proceso tradicional de creación de empresas

 

Ya hemos hablado en el blog de las pymes de la media de vida de las empresas en España y de la importancia de los procesos de gestión de las mismas. Sin embargo, hay una asignatura pendiente en España: el proceso de creación y validación de un producto.

En España el proceso tradicional de creación de un producto es bastante lineal: se tiene la idea, se desarrolla durante aproximadamente un año y se lanza al mercado. La idea puede ser buena y triunfar (en el menor de los casos) o lanzar el producto o servicio al mercado, no obtener clientes tener que pivotar pero que se acabe la gasolina económica y, con ello, el fin de la empresa.

 

Metodología aplicada a los intereses de los consumidores: Lean Start Up

 

El creador de esta metodología, Eric Ries, obtuvo dos batacazos seguidos como ingeniero y emprendedor. Tras dos años desarrollando un producto – primero en Catalyst Recruiting y después en there,inc.- al lanzarlos al mercado, ninguno de ellos obtuvo ningún tipo de éxito.

Ries se dio cuenta que el problema en ambos casos había sido el mismo: “trabajar la tecnología en lugar de trabajar hacia atrás a partir de los resultados del negocio que estaban tratando de lograr “.

Ries entonces se fijó en la metodología empleada por los ingenieros de Toyota, la denominada Lean Manufacturing, basada en eliminar cualquier proceso que no fuera destinado a crear valor para el consumidor final. Ries comenzó a observar y estudiar los procesos de creación y así desarrollo la filosofía Lean StartUp.

 

Lanzar, testar, medir y validar: Lean Start Up

Metodología

La principal diferencia del Lean Start Up es que en un corto periodo de tiempo, se crea un Producto Minimo Viable (MVP), un producto que, aunque no tenga todas las funcionalidades que debiera, sirve para obtener resultados de si interesa o no a los usuarios. Se lanza al mercado.

Supongamos que no tiene buena acogida, se mejora el producto y se vuelve a lanzar… Así sucesivamente hasta que encontramos un producto que los consumidores primarios, los llamados early adopters, aceptan, utilizan y validan.

Con el método Lean Start Up hemos logrado tener unas cuantas interacciones con el mercado y este mismo mercado es el que nos ha dado feedback sobre el producto y, sobre todo, nos ha dicho que producto demandan.

Como hemos visto anteriormente, la metodología Lean se basa en, a partir de una hipótesis, construir un prototipo, lanzarlo al mercado y medir la respuesta de los clientes.

Es importante saber las dos principales preguntas que debemos hacernos:

 

¿Hay alguien dispuesto a pagar por este producto?

 

¿Cómo vamos a crecer?

 

Esta filosofía se basa en el conocimiento científico, es decir, a cada pregunta tenemos que darle una hipótesis. Conforme los usuarios vayan validando nuestras respuestas, nosotros iremos acercándonos más a un producto viable.

Si os gusta esta metodología, os recomendamos que compréis el conocido libro de Eric Ries, Lean Start Up.

 

Autor: Ignacio Parga

Periodista y emprendedor. Tras tres años trabajando en televisión decidí abrir los ojos y ver más mundo. Ahora pruebo suerte en el mundo tecnológico. Comencé en Floqq.com donde tuve la oportunidad de conocer la cuna del emprendimiento, San Francisco. Ahora trabajo en una de las Start Up más innovadoras y prometedoras: Deudae. Espero que disfrutes leyendo. Cualquier comentario será más que bien recibido.

Compartir Esta Entrada En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *